Objetivos

Bosque Romano es un proyecto con un gran reto, combatir el cambio climático mediante la lucha contra la desertificación, la protección de la biodiversidad y la concienciación ciudadana.

El proyecto mejora la calidad de vida de los ciudadanos al minimizar el impacto de las temperaturas extremas y la contaminación debido a la protección de la biodiversidad generada. Igualmente, fomenta los hábitos de vida saludables al crearse un entorno atractivo, natural y agradable al conectar con la naturaleza.

El propósito del proyecto es la inclusión de todos los ciudadanos, concienciando y siendo participativo mediante jornadas y charlas sobre la biodiversidad, plantaciones, podas, compostaje, ...

Asimismo, pone en valor y recupera las canteras romanas protegiéndolas y difundiendo su importante interés como patrimonio cultural y arqueológico único en el mundo.

De esta manera queda alineado con varias estrategias municipales enfocadas en ciudades sostenibles, saludables, concienciadas y amigables con el medio ambiente. Entre ellas cabe destacar PACES (Plan de Acción por el Clima y la Energía Sostenible), CARTAGO! (Plan de Movilidad Urbana Sostenible y Accesible) y la Agenda Urbana de Cartagena donde se cumplen varios objetivos estratégicos, como la ordenación del territorio y hacer uso racional del suelo, conservarlo y protegerlo; evitar la dispersión urbana y revitalizar la cuidad existente; y prevenir y reducir los impactos del cambio climático y mejorar la resiliencia.

Acciones

El proyecto de Bosque Romano desempeña múltiples acciones superpuestas a lo largo del tiempo de la mano de todos los vecinos. El tiempo de ejecución es de 42 meses, habiendo empezado ya con varias actividades.

El objetivo principal es mantener activo este proyecto a lo largo de los años, fomentando la convivencia ciudadana, creando un modelo de adaptación climática de zonas verdes, y los hábitos de vida saludable.

Se valora el trabajo realizado por los vecinos; por ello, una de las acciones más importantes de Bosque Romano es continuar fomentando la participación en la renaturalización del corredor verde, mediante la retirada de planta invasora de los jardines públicos y privados.

Las actividades en las que participan los vecinos son la implantación de vegetación autóctona de la zona, creación de refugios y hoteles para la fauna, ayudando a la sostenibilidad y protegiendo la biodiversidad de la zona.

Otras actividades es la creación de compostaje, que enriquece las plantaciones y el huerto urbano mejorando la economía circular, dando acceso a los alimentos frescos y de calidad. Esta actividad, integra a los vecinos de todas las edades, formándolos en la agricultura sostenible. Fomentando de esta manera, los hábitos de vida saludables.

Se realizan actividades educativas y recreativas al aire libre con toda la familia, involucrando también a los colegios, fomentando así, el bienestar común. Para completar las actividades se dispone de guías para la ciudadanía en el ámbito de plantas invasoras y autóctonas, épocas de plantación, compostaje, fauna urbana local, etc.

Gracias al incremento de la vegetación se crea un pulmón que mejora la calidad del aire, reduce la temperatura de la zona, aumenta la infiltración del agua en el subsuelo y genera un gran sumidero de CO2 mejorando ampliamente el entorno.

Durante todo el proceso, se realiza el cálculo de la huella de carbono, para reducirse y ver su compensación mediante actividades propuestas.

Para que todos los ciudadanos puedan disfrutar de este pequeño ‘Bosque’ se realizan caminos accesibles naturalizados con varias zonas de descanso para poder disfrutar de la naturaleza y de las maravillosas vistas que tiene.

Asimismo, el proyecto tiene un gran valor cultural por la existencia de las canteras romanas únicas en el mundo, aportando un importante interés histórico y arqueológico único en el mundo.

Subir